Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Imprimir
La ola de calor que recorre Australia desde su extremo occidental ha provocado numerosos incendios que han dejado más de 20 muertos y miles de personas atrapadas. Además han aniquilado más de 500 millones de animales, dejando a algunas especies prácticamente en extinción, como canguros, wombats, demonios de Tasmania y koalas.

Según informó un equipo de la Universidad de Sidney, el fuego es responsable de que ya se hayan quemado más de 5,25 millones de hectáreas de vegetación. Desde que comenzaron los primeros focos en octubre, los daños son cada vez mayores, tanto para la naturaleza como para la población humana, y varias zonas se encuentran en estado de emergencia como por ejemplo las ciudades de Victoria y Nueva Gales del Sur.

Australia es más propensa a los incendios forestales que cualquier otro continente en del planeta. Los veranos calurosos son bastante comunes, y también las temporadas de incendios forestales que arrasan miles de hectáreas de vegetación. La temporada de incendios este 2019 ha visto cifras sin precedentes. La mayoría durante los meses de primavera en el hemisferio sur (septiembre a diciembre).

Los ingredientes que los han causado parecen estar relacionados con una serie de anomalías meteorológicas, y los científicos tienen datos qué las vinculan al cambio climático antropogénico (incidencias producidas por las actividades humanas en el medio ambiente de la Tierra).

Hay zonas en Australia, donde la lluvia prácticamente ha desaparecido, una situación que hace que los incendios avancen a toda velocidad y devoren grandes extensiones de vegetación en poco tiempo. Según la Oficina Australiana de Meteorología, algunas zonas del país han visto una disminución considerable de las precipitaciones. El suroeste es ahora un 20 por ciento más seco que en la década de 1970, mientras que el sureste, donde se han registrado la mayoría de los incendios, ha visto una disminución de las precipitaciones cercana al 11 por ciento desde la década de 1990.

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha anunciado la movilización de 3.000 reservistas por vez primera en la historia del país para asistir en las tareas de extinción y evacuación.

Los habitantes de la ciudad de Cobargo, devastada por el fuego en Nueva Gales del Sur, se enfrentaron con rabia al primer ministro durante una visita el jueves, ya que uno de ellos gritó que el líder debía «avergonzarse de sí mismo» y que había «dejado el país abandonado a las llamas».

El Gobierno conservador de Morrison ha sido criticado durante mucho tiempo por «no hacer lo suficiente» para combatir el cambio climático como causa de la salvaje sequía e incendios en Australia.

Fuentes: ambito.com milenio.com noticias.eltiempo.es

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario