Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Imprimir
Columna

>Legisladores de aparador

> Gómez Cazarín podría repetir en presidencia JUCOPO

Por: Fouche

Xalapa, Ver.- Ha escasos dos meses de que inicie el proceso de renovación para la presidencia de la JUCOPO en el Congreso, hay quienes desde inicios del 2019 sin dejar perder tiempo, han emprendido campañas de autoproclamacion e incienso al paso, pero sobre todo, de fuego amigo.

Sí, porque en la política los enemigos sí son de verdad, los ánimos de servir quedan de lado cuando ganan las ganas de servirse y eso es lo que ha relusido en esta legislatura.

Legisladores de aparador

De los 50 diputados que tomaron protesta hace casi un año, son contados aquellos que han trascendido por sus gestiones y labor legislativa, no así, aquellos que son conocidos por el escándalo mediático que ellos mismos propiciaron, o por ser arlequines dispuestos a vosciferar cualquier injuria a cambio de algún interés ($).

Los hay de todos colores, porque desde el PRI que se ha quedado sin un líder moral de altura para ser oposición, el PAN que recientemente recuperó el partido, el PRD que se resiste a desaparecer luego de la alianza fallida, el Partido Verde que nada de a muertito y los morenos que cegados por el hambre de poder y dinero han dejado de lado los valores de un partido que representaba la esperanza, lejos quedaron de darnos cachetada con guante blanco demostrando que sí valió la pena que llegarán al poder, porque en su mayoría han caído en el confort, dejando el olvido al pueblo y afectando a la 4ta transformación.

No podemos encasillar a todos por igual, si bien es cierto que llegaron al gobierno algunos inexpertos que han ido aprendiendo al paso, también hay los que desde la comodidad de su tribuna canjean un voto por algún «favor», la resistencia ha sido el orden del día entre los diputados novatos con voluntad de trabajar y los dinosaurios aferrados a «joder», también de a quellos que por suerte del destino ostentan un cargo sin pena ni gloria, ocupados únicamente en aprovechar la bonanza.

Suficiente tiene Veracruz con los temas del día, la hasta ahora parcial impartición de justicia, la inseguridad desbordada, la miseria y el hambre, como para prestar atención a la lucha interna entre los partidos.

Todos los legisladores sueñan ya con el próximo cargo, diputación federal, la presidencia o alguna secretaría, pero pocos de ellos trabajan para merecer, vaya, mínimo para aparentar.

Fuego amigo

Desde las mismisimas jefaturas de prensa de un grupo de diputados de diferentes partidos y Morena, a través de un tal «Juan Tirado», han emprendido una campaña contra Cuitláhuac García, Erick Cisneros y Juan Javier Gómez Cazarín, señalando cada tropiezo de estos tres y satanizando hasta el mínimo error, vía correo electrónico y con mucha coincidencia, envían información a las cuentas de los medios para que retomen nota y ataquen a los mencionados en cuestion. Habría que poner atención cómo es que obtuvieron la actualización del nuevo padron estatal de medios de comunicación, ¿alguien la filtró?

El que pega primero pega dos veces

Hay que reconocer que a veces es imposible defender lo indefendible, que la buena voluntad no basta, pero también se reconoce cuando son evidentes las acciones, esas son las que marcan la diferencia y las que nos ganan o nos pierden para siempre.

Entre querer y poder hay grandes abismos, pero para quien tiene que merece, la distancia es corta.

A diferencia de quienes suspiran y sueñan con ser, hay quien siembra la tierra y esta última decia Emilio Zapata, es de quien la trabaja.

Este es el caso de Juan Javier Gómez Cazarín actual Presidente de la Junta de Coordinación Política del Estado, a quien la nobleza más allá de ser un defecto como muchos le critican políticamente, acá abajo en el pueblo, le ha válido el cariño y respeto, porque hasta hoy se mantiene con los pies en el suelo, trabajando la tierra, cumpliendo compromisos y enseñando que aunque de buena voluntad están llenos los panteones, esta es indispensable para empezar a construir el cambio porque está acompañada de acciones.

No por nada ha logrado la reapertura de la empresa Coyame en Catemaco, mantiene negociaciones para reaperturar el ingenio San Francisco en Lerdo de Tejada, logró una extensión educativa universitaria para Hueyapan, y aterrizó beneficios en infraestructura para su distrito.

Quizá de lo que sí peca el huyapense sea de de ingenuo, porque en el pueblo le enseñan a uno a confiar en la palabra y el honor, y él se hizo en el pueblo, los tropiezos le han enseñado a ser precavido, pero el humanismo le gana, confiando demasiado en algunos homólogos traidores y en alguno que otro colaborador que a sus espaldas hace su agosto.

El tema de los acuerdos políticos va caminando, para cuando llegue la fecha, quizá el huayapense repita en la junta de coordinación política.

No porque suspire, sino porque el que trabaja tiene derecho a merecer.

Gómez Cazarín está demostrando trabajo, el viejo refrán de «más vale malo por conocido, que bueno por conocer» una que otra vez no aplica.

El huayapense está demostrando que lo tenemos que conocer.

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario